Limpia los cristales de las ventanas en solo 4 pasos y olvídate de la suciedad acumulada

Cómo limpiar los cristales de las ventanas

El aseo de la casa es una actividad que requiere de tiempo y dedicación para lograr mejores resultados. Por eso cada espacio, dependiendo de sus características y materiales, debe ser tratado de forma distinta. En esta oportunidad te enseñaremos cómo limpiar los cristales de las ventanas para dejarlos relucientes y libres de bacterias.

Antes de limpiar los cristales de las ventanas es necesario tomar en cuenta en qué parte de la casa están situados, dependiendo de ese punto, las ventanas tendrán un tipo de suciedad. Por ejemplo, es más común que en las ciudades las ventanas tengan una suciedad más grasa, debido a la polución, mientras que el campo será más polvo o polen.

¿Cómo limpiar los cristales de las ventanas?

Limpiar cristales ventanas

Lo primero que debes hacer para limpiar los cristales de las ventajas es preparar todos los artículos necesarios. Lo esencial es tener a la mano una cubeta, esponja, paños, agua, jabón, escalera (si son ventanas altas) y un paño especial de limpieza para vidrio.

¿Cuál es la forma de limpiar las ventanas de vidrio?

El protocolo de limpieza para los cristales de las ventanas consiste en hacerlo de adentro hacia fuera, así utilizas el agua más limpia en la parte interior. Comienza primero por el marco y luego continúa con los cristales.

Escoge los productos de limpieza según el caso

Claro que debemos tener los productos de limpieza adecuados al momento de limpiar los cristales de las ventanas. En el caso de que estén muy sucias tendrás que cambiar el agua con mayor frecuencia. Si tiene mucha grasa acumulada puedes agregar un poco de vinagre en el agua jabonosa: empieza aplicando con el paño el agua jabonosa y luego aclara. Finalmente seca con el paño especial para cristales evitando que queden algunas marcas.

Limpia siempre en orden

Una manera de aprovechar mejor el tiempo es limpiar los cristales de las ventanas en orden, en el caso de que tengas varias. Para finalizar guarda los útiles y productos que utilizaste de forma ordenada y bien cerrados, así los conservas mejor para el próximo uso, evitando posibles derrames o intoxicación.

Advertisements