Entierra un huevo en el suelo de tu jardín, lo que sucederá pocos días después te sorprenderá

Buen suelo significa todo para un jardinero que busca cultivar plantas saludables y felices. Si bien hay innumerables productos químicos y soluciones costosas para los huevos, en realidad hay muchas cosas simples que puedes hacer para aumentar los nutrientes y mantener un jardín exitoso.

¿Curioso por aprender más? En este texto, te mostraré 6 formas de hacer cualquier tipo de suelo enriquecido con nutrientes de forma natural, por lo que nunca sentirás la necesidad de comprar esos fertilizantes químicos caros.

1. Huevo crudo
La solución para una planta próspera puede ser tan simple como plantar un huevo crudo. Cuando prepare sus macetas con tierra, simplemente incluya un solo huevo crudo en la parte inferior. Con el tiempo, el huevo se descompondrá y funcionará como un fertilizante natural para las plántulas.

También puede usar cáscaras de huevo trituradas que funcionan tan bien como un huevo entero.

La cáscara del huevo tiene calcio, nitrógeno y ácido fosfórico que los convierten en una opción ideal para el uso en el jardín.

Así que la próxima vez que hierva o fríe un huevo, no tire la cáscara de huevo, sino que

Recicle para cultivar plántulas. Cuando la plántula esté lista para ser plantada en el exterior, coloque la cáscara y la plántula directamente en el suelo. La cáscara del huevo se descompondrá con el tiempo y ayudará a fertilizar el suelo.

2. Pieles de plátano
Los plátanos contienen una serie de nutrientes que incluyen potasio, fosfato, azufre, calcio, magnesio y sodio. Todas estas cosas pueden ayudar a promover un crecimiento saludable para las plantas. La mejor manera de usar eficazmente las cáscaras de plátano es cortarlas en trozos pequeños para que puedan descomponerse más rápido. Esto resultará en materia orgánica que ayuda a establecer un suelo rico.

3. ceniza
Si tiene una chimenea, le encantará este método gratuito para elevar los niveles de pH.

simplemente dispersa la ceniza alrededor del suelo como una forma de disminuir los niveles de ácido. Esto facilitará el cultivo de una cosecha fresca.

4. Hojas
Permitir que las hojas se pudran sobre un jardín durante el invierno proporcionará nutrientes para que el suelo lo prepare para la próxima estación de crecimiento. Las hojas trabajan para jalar la materia orgánica hacia el suelo, haciéndola oscura y rica.

5. Sal de Epsom
Las sales de Epsom son especialmente buenas para el suelo. Los niveles bajos de pH son generalmente una indicación de un desequilibrio de magnesio. Para aumentar los niveles de pH en el suelo, diluya la sal de Epsom con agua y rocíe las plantas. La vegetación absorberá los nutrientes bienvenidos.

6. Use compost regularmente
Si bien el uso de trozos y piezas de materia natural puede ser útil, la combinación de muchos pedazos de compost solo irá un paso más hacia el enriquecimiento de su suelo.

Hay una serie de beneficios de usar compost natural regularmente.

Trabaja para mejorar la estructura del suelo mientras usa menos agua y previene enfermedades comunes de las plantas. El suelo se beneficia de la adición de capas de nutrientes, especialmente antes de una temporada de crecimiento.

Advertisements