Algunos consejos útiles para cuidar una orquídea en casa: una planta preciosa, pero también muy delicada

Las orquídeas son hermosas plantas de interior, que regalan seguramente un toque elegante y personal en cualquier ángulo de sus casas, pero que requieren de muchos cuidados para poder estar siempre en buena forma. A diferencia del pasado, las orquídeas se han convertido en plantas muy difundidas y populares, a pesar que existan algunas dificultades para mantenerlas. Se trata de una planta originaria del Sureste asiático y que, incluso, se adapta con facilidad a otros diferentes tipos de climas. Tomando las precauciones correctas, sin embargo, no estaremos obligados a quitarnos el placer de cultivar una orquídea en casa y causar una buena impresión con todos los invitados que vendrán a visitarnos.

1. Exposición a la luz

Las orquídeas son plantas que aman mucho la luz,entonces esta bien posicionarlas siempre en un angulo de la casa bien iluminado. Atención a no exponerla a los rayos solares directo, mucho mejor un ambiente con una luz difusa. En cada caso, y siendo plantas que se adaptan bien a los climas más cálidos, es bueno tratar de no bajar nunca la temperatura de la habitación donde la tenemos por debajo de los 10-13°.

Según del tipo de variedad, también las raíces de la orquídea podrían tener la necesidad de luz y es entonces aconsejable informase a la hora de comprarla, tratando de entener si la planta necesita de una maceta transparente.

2- La poda

Luego de 3 días de la caída de las flores, podemos continuar cortando la rama de la inflorescencia sobre el segundo nodo. De este modo, nos aseguraremos de hacer revivir nuestra amada planta. Si esto no sucede ni tampoco podándola, entonces pueden cortar toda la rama y verán que la orquídea florecerá.

3. Fertilización de la tierra

La tierra utilizada para el cultivo de la orquídea debe elegirse con mucho cuidado y no puede ser una simple tierra universal; esta planta con maravillosas inflorescencias, de hecho, necesita de un terreno especial para crecer sin problemas. Podemos encontrar una bolsa de tierra para orquídeas en los viveros especializados y más abastecidos.

4. Riega la planta adecuadamente

Regar correctamente una orquídea es fundamental para la supervivencia de la planta y se necesita de mucho cuidado al hacerlo. Las orquídeas, de hecho, crecen en un habitat tropical, en los troncos y no tienen sus raíces directamente en el agua. Justamente por este motivo los riegos no deben ser frecuentes: controlemos siempre la tierra, sintiéndola e incluso sumergiendo un dedo debajo de la capa superficial, para asegurarnos que esté seca, solamente así podremos proceder a darle agua a nuestra planta. Aconsejamos de ponerle agua a la orquídea en la mañana, poniendo mucha atención evitando el estancamiento de agua.

Advertisements